Atención Ciudadana

Como se había previsto, el nivel del río Zula rebasó su máximo nivel en la delegación de San Martín de Zula, donde autoridades municipales alertas desde días antes iniciaron con el protocolo de seguridad bajo el mando de Protección Civil y Bomberos de Ocotlán a fin de mantener bajo control la situación originada por las intensas lluvias registradas en la zona alteña, subrayando que el río Zula (Sabinos, en Atotonilco) había ya salido de su cauce días atrás.

Con la alerta encendida varias dependencias del gobierno local se reportaron de inmediato encontrándose ya en San Martín de Zula para ayudar en las labores pertinentes para reducir riesgos y posibles daños, aclarando que al momento no se ha recibido ningún apoyo del gobierno estatal ni de la federación, siendo la única respuesta de ambos niveles de gobierno mantener abiertas las compuertas en Ocotlán, debiéndose ser claro al señalarse la tardía acción del Servicio Intermunicipal de agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) debiendo hacerlo por la fuerza el gobierno de Ocotlán.

El reporte de las últimas horas en voz de Francisco Javier Godínez, titular de Protección Civil, indica que el afluente rebasó el cien por ciento de su capacidad, motivo por el cual se activó la alerta en las zonas bajas, comenzando por las cuatro manzanas de la zona poblada cercanas a las márgenes del río luego de que se contuvieran las aguas hasta donde fue posible, buscando que parte del caudal descargara en arroyos y bordos aledaños con apoyo de bombas y trabajo humano. Sin embargo el agua fue más allá inundándose grandes áreas de plantíos.

La lluvia de las últimas horas precipitó más agua en Atotonilco aumentando el remanso que se espera con fuerte corriente, motivo por el cual se mantendrá la vigilancia con el fin de minimizar las afectaciones tomando en cuenta que si bien pocas veces se ha inundado la comunidad, cuando ha sucedido los daños materiales han sido considerables.

Personal de la dependencia mantiene constante comunicación con los habitantes del lugar a quienes se les recomendó estar preparados en caso de que la situación empeore, estando ya listo un refugio temporal operado por el DIF local para recibir a quienes así lo deseen, poniendo especial atención en niños, adultos mayores y personas con alguna discapacidad. Esto ante la corriente que parece no disminuirá según reportes meteorológicos.

La instrucción es seguir al pendiente de los hombros del río pues en caso de verse rebasados se activarán las unidades motrices para evacuar a las personas con las pertenencias que puedan llevar.

Respecto a la zona urbana, bomberos mantienen vigilancia tras la tormenta de anoche, sobre todo en las colonias Infonavit 2 –donde el encharcamiento de agua alcanzó los 15 centímetros de altura aunque el desfogue fue rápido–, así como en la Florida y Ferrocarril, donde el nivel alcanzó medio metro, operando la motobomba de Conagua en la confluencia de las calles Uruguay y Paraguay, donde el nivel llegó al medio metro.