Rueda de Prensa


Tras el arribo de elementos del Mando Único de la Fiscalía General del Estado de Jalisco ayer martes, para tomar en sus manos la seguridad pública del municipio, Paulo Gabriel Hernández, alcalde ocotlense, externó su postura en rueda prensa realizada hoy por la mañana, en la que ante medios de comunicación presentes detalló en qué condiciones tomaron el relevo autoridades estatales para hacerse cargo de la vigilancia y control del orden en Ocotlán.

De acuerdo al primer edil, de manera inadvertida y sin ningún aviso o comunicado, elementos de la Fuerza Única Regional asumieron la seguridad ciudadana en el municipio, esto luego de advertirse alrededor del medio día la presencia de un helicóptero que sobrevoló la ciudad. Al mismo tiempo autoridades locales se percataron de un gran número de unidades policiacas en las instalaciones de la comisaría de seguridad (ubicadas en la calle Leandro Valle, entre Francisco Zarco y Moctezuma), mismas que habían tomado.

Indicó el presidente municipal que fue entonces cuando la FGEJ informó que a partir de ese momento se haría cargo del patrullaje y de todas las acciones correspondientes al área de seguridad pública en Ocotlán.

Concretada la acción, el primer edil exhortó a la Fiscalía para que los derechos humanos sean respetados, pues en tono incómodo informó que con lujo de prepotencia los elementos estatales tomaron el mando, permaneciendo aislado todo el personal de la corporación que en ese momento se encontraba en las instalaciones, permitiéndoles retirarse hasta las 9 de la noche.

El argumento esgrimido por la Fiscalía fue que se va a llevar a cabo un proceso de reevaluación y capacitación de toda la corporación. Sin embargo, el edil manifestó su inconformidad por las maneras como se condujeron los uniformados del estado en su actuar, esto a causa de que en el relevo de mando no se sujetaron a los protocolos establecidos en materia de colaboración y trabajo coordinado entre la entidad y el municipio por el excesivo alarde de poder.

Ocotlán ha vivido hechos lamentables –recordó Paulo Gabriel Hernández–, razón por la que luego de esas terribles experiencias la población se altera y de la voz de alarma ante cualquier acto que se pudiera presentar, como el de ayer, lo que genera temor e incertidumbre. Es contraproducente que quienes son los responsables de la tranquilidad ciudadana sean los mismos que alteran la paz al provocar temor en la población por las formas en que se hicieron presentes en la ciudad.

El alcalde fue enfático al hacer un llamado para, si es una invitación a la reevaluación y capacitación del personal de seguridad, estos protocolos deben de cambiar.

El funcionario aseguro tener junto con su equipo de trabajo, una visión clara de lo que debe hacerse en materia de seguridad, aumentar el número de elementos de la corporación, la reactivación de los módulos de policía ubicados en varias colonias, adquirir más equipo táctico y operativo, y crear una fuerza femenil son parte de los proyectos en proceso, así como formular un nuevo perfil que deberán cubrir nuestros policías, en lo que ya se trabaja.

Respecto al recurso que el municipio recibía al estar incluido en el programa federal FORTASEG (para el fortalecimiento de la seguridad), se informó que Ocotlán dejó de recibir 22 millones de pesos en lo que va de la actual administración, retirándose éste recurso luego de los lamentables hechos violentos ocurridos en esta ciudad en marzo de 2015, lo que trajo como consecuencia que se retirara a nuestro municipio de dicho programa. Otra decisión desafortunada pues no es quitándole apoyos a Ocotlán como se resuelven los problemas, y menos de seguridad.

Por último, pidió a la ciudadanía comprensión y unidad ante este escenario para trabajar en conjunto por la seguridad, aclarando que la imagen de una ciudad tranquila no se recupera de la noche a la mañana. Hoy más que nunca los ocotlenses debemos estar unidos. Para lograr el Ocotlán que todos queremos, concluyó.

 

 

 

 

 

 

Ubicación

Hidalgo # 65, Colonia Centro Ocotlán, Jalisco México,
C.P. 47800 Tel. (01) 392 92 5 99 40